UN SUEÑO DE DOS AÑOS PARA MILLONES
Por Agustín Seijas
Para la Revista Presente (realizada unos meses antes de que el Dr. Regazzoni sea depuesto de su cargo en el PAMI)
Fotos: Patricio Pérez

El Dr. Carlos Regazzoni, Director Ejecutivo del PAMI, está convencido que en dos años cambiará rotundamente la realidad de la institución y por ende, la de un sector de la sociedad argentina que viene siendo castigado históricamente. Tiene un líder y una visión, y está dispuesto a concretarla o dejar su vida en el intento.

Millones de personas con un sueño compartido, desesperados por verlo concretado algún día. Muchas veces con hambre en el estómago, cansancio en los músculos y resentimiento en la memoria. Vidas y vidas que han trabajado durante años con la esperanza eterna de sentarse a descansar y ver crecer a sus hijos, a sus nietos, protegidos por un Estado que nos convoca e integra a todos y cada uno de nosotros. Más allá de los Gobiernos y los funcionarios, la historia se repite como la pesada piedra que Sísifo debía cargar a hombros hasta la cumbre de la montaña para verla caer resignado a tener que subirla en un lapso infinito. La maquinaria colosal que pica la paciencia, la deuda con los ancianos, una papa caliente caracterizada por la burocracia y la corrupción. El PAMI (Programa de Atención Médica Integral). Allí donde el camino comienza cuesta arriba. De ese elefante blanco se hizo cargo en diciembre de 2015 el Dr. Carlos Regazzoni, por pedido expreso del Presidente de Argentina, Mauricio Macri, o simplemente, Mauricio, como suelen llamarlo al líder los que comparten su visión de cambio. La historia dirá con cuáles letras quedará escrita la realidad, mientras tanto, en el durante, los millones de personas piden a gritos que le alivianen la carga de la adultez profunda en un país en el que todo cuesta mucho, y mucho cuesta la vejez. Tuvimos la oportunidad de conversar con Carlos Regazzoni, el Director Ejecutivo del PAMI, el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados de la Argentina. Un puesto difícil porque le toca en suerte proteger a un sector de la sociedad vulnerable.
Tres detalles me llaman poderosamente la atención al verlo a Carlos Regazzoni por primera vez: el parecido físico con su padre, el artista plástico Carlos Regazzoni, la lustrada perfecta de sus zapatos (en una época en que parece que muchos han perdido esa costumbre de sentarse tranquilos a sacarle lustre al calzado con pomada y cepillo en mano… él lo hace y le encanta hacerlo) y la foto de un metro por sesenta centímetros, perfectamente enmarcada, del Presidente Mauricio Macri, que se erige detrás de su escritorio del tercer piso del edificio del PAMI sobre la Avenida Corrientes.
Carlos Javier estudio Medicina, hizo un doctorado en Medicina y dos postgrados, uno de ellos en Estadística y el otro en Filosofía (todo en la UBA). Al hombre le gusta la Filosofía, es un lector compulsivo de Historia y Política. Aprendió varios idiomas (francés, griego, latín, chino, inglés, alemán, e italiano, además del español) sólo para poder leer los clásicos en la lengua original.
Regazzoni es un optimista contagiado por el impulso de su líder, está convencido que en dos años el cambio que podremos notar en el PAMI será histórico.

¿Por qué te eligieron para liderar el PAMI?
Habría que preguntárselo a Mauricio, pero sospecho que fue porque soy médico y quiero realmente hacer mucho por este proyecto, quizás eso fue lo que hizo que me eligieran, el hecho de haberme visto convencido. Tengo esa actitud que describe el Martín Fierro: “No me hago al lao de la güeya, aunque vengan degollando (…)”. Yo siempre voy a ir para el frente.
¿Y por qué accediste?
Porque me fascina. Me pareció un honor que Mauricio me haya ofrecido el lugar, y me parece que vivimos un cambio de época enorme, en la que ser parte es un privilegio. Por otro lado, porque el PAMI no sólo es una de las organizaciones más grandes de la Argentina, sino de América y del mundo.
¿Cuál es tu desafío personal desde tu cargo?
El PAMI es el seguro de salud más grande de la Argentina y nosotros nos hemos propuesto tres cambios para la organización. El primero de ellos es aumentar los años de vida después de los 75 años, que la gente viva más años y de una manera más saludable, ese es el primer objetivo. El PAMI está en condiciones de lograrlo, es decir, estamos dispuestos a hacer todo lo que haya que hacer para que la gente viva más años y de la manera más saludable. El segundo objetivo es que sea una organización sustentable, es decir, que pueda cumplir con esa misión; que tenga un presupuesto, que las compras se realicen con eficiencia y transparencia, diseminando en todo el sistema de salud las mejores prácticas. Queremos que la experiencia de trabajar en o con el PAMI sea una experiencia que nos haga crecer a todos, es decir que sea muy bueno para los jubilados, los prestadores y los empleados. Que todos sintamos que en el PAMI podemos crecer y realizarnos.
¿Con qué te encontraste cuando llegaste al PAMI?
Con un nivel muy alto de caos. Encontramos una institución muy por debajo de las expectativas, a la que le faltaba, y aún le falta, muchísimo para ser lo que realmente tienen que ser este tipo de instituciones. Los seguros nacionales de salud como el PAMI en los países desarrollados son instituciones súper modernas, de avanzada, de vanguardia, que están permanentemente innovando porque es uno los desafíos más complejos que tiene la civilización. La medicina se ha vuelto muy costosa y está cambiando todo el tiempo, y hacer que eso llegue a todos por igual en un país en el que encontrás mucha inequidad, es un gran desafío.
¿Vos trabajaste como médico para el PAMI?
Yo trabajaba en el Hospital de Clínicas cuando era el sitio preferencial de atención del PAMI.
¿Cuál es la duración de tu cargo?
Hasta que el Presidente diga.
¿Y él se muestra contento con tu gestión?
Bueno, el Presidente ya calificó a la gestión con un 8. Pero Mauricio es muy exigente y tiene muchas expectativas puestas en su equipo, y creo que el desafío para nosotros es estar a la altura de sus expectativas. Como él dijo, no va a defraudar a los argentinos, por eso está en nosotros trabajar para no defraudarlo a él y ni a los argentinos.
¿Considerás que sos un buen líder?
Uno siempre tiene que querer aprender mucho y crecer, estar en constante transformación. Por eso se trata de anhelar algo e ir transformándose en eso que uno quiere, pero eso te puede llevar toda la vida.
¿Cómo se motiva a un equipo de trabajadores del PAMI que quizás estaban frustrados ante la imposibilidad de cambiar o mejorar la institución?
La motivación que nosotros planteamos todos los días es que estamos viviendo un cambio de época enorme en el país, que nos da la oportunidad de buscar en todo la máxima excelencia. El Presidente nos alienta a que en busquemos lo mejor de lo mejor, y en eso estamos.
¿Es un Gobierno que vos creés que va a escribir una buena página en historia nacional?
No cabe ninguna duda que Mauricio está embarcado en hacer historia cambiando el país. No es una ocurrencia del Gobierno, es una expectativa inmensa que puso el país. De repente el país dijo “bueno, ahora vamos a hacer algo absolutamente inédito”, y puso gente común con mayor o menor profesionalidad a gobernar.
Pero algunos de esos profesionales que llegaban exitosos del ámbito privado no soportaron las presiones que conlleva la política en general y la administración pública en particular. ¿Cuál es el desafío que tendría que asumir un profesional que viniera del ámbito privado si quisiera gobernar?
Para mí el gran desafío es entender lo que la gente necesita y mover el estado para que esté al servicio de la gente. Eso requiere compromiso y muchísima habilidad, pero primero que nada voluntad y trabajo. Con esas dos cosas no vamos a errar. Como suele decir Mauricio, hay que entender que uno de los cambios que la gente quiere es que la política deje de mirarse el obligo, y que se empiece a mirar más lo que la gente necesita: rutas, caminos, educación, transporte, desarrollo, y no tanto que el político esté siempre mirándose a sí mismo.
Cada dos respuestas lo nombrás a Mauricio, tomás sus palabras como quien levanta al capitán del equipo en hombros para reconocer su liderazgo y guía. ¿Vos sentís que él ha logrado conformar un equipo en el que todos tiran para el mismo lado, apoyándose unos a otros?
Sí, para mí es un equipo de fútbol, porque el Presidente trabaja muy bien para que cada uno se vaya luciendo en su trabajo. Yo siento que Mauricio tiene esa visión de equipo de fútbol, en el que va dando momentos de mayor protagonismo a unos, después más de anonimato, pero siempre el campeonato lo gana el equipo.
¿De dónde sale el presupuesto del PAMI?
De los aportes y contribuciones de los trabajadores formales y jubilados. En 2016, el presupuesto fue de 90 mil millones de pesos y en 2017, es de 117 mil millones de pesos. Pero crecerá durante el año hasta cerrar en 120 mil millones de pesos, aproximadamente.
¿Y cuántos afiliados tienen?
Tiene 5 millones de afiliados.
¿Qué servicios brinda el PAMI?
El PAMI brinda todos los servicios de salud y todos los servicios sociales que sean necesarios para mantener la salud de las personas. Para que te des una idea tiene viviendas, hace turismo, promueve la cultura y además tenemos hospitales propios, somos responsables del 40% de los remedios de la Argentina, de la mitad de las camas de internación, del 70 % de los viáticos en ambulancia, del 70% de las prótesis, todo eso es financiado por el PAMI.
¿Cómo es la política y el proceso de compras del PAMI?
El PAMI es el principal comprador de la Argentina, este año va a comprar prestaciones médicas (45 mil millones de pesos), medicamentos (30 mil millones de pesos), y prótesis, marcapasos, insumos para diálisis, etc. Nosotros estamos licitando todo después de décadas que no se hacía. Por ejemplo, acabamos de adjudicar la licitación de traslados y de emergencias de ambulancias en todo el país, que fue un éxito. También estamos adjudicando la licitación más grande de prótesis de la Argentina, ambulancias, internaciones domiciliarias. En todo estamos teniendo innovación, por ejemplo, las licitaciones se transmitieron en vivo por Youtube, en internación domiciliaria estamos utilizando dispositivos informáticos para geo-referenciar la práctica y hacer el check in y check out para confirmar que el servicio será dado en tiempo y forma al afiliado, y en todo estamos trabajando con mucha tecnología.
¿Pero en la compra de medicamentos (30 mil millones de pesos) aún no existe un proceso de licitación abierto?
En medicamentos no se realiza una licitación porque el PAMI tiene un convenio con la totalidad de los laboratorios de la Argentina, a través de las cámaras que los agrupa. Nosotros acordamos con ellos un acuerdo de precios, y así el PAMI tiene el mejor descuento posible en medicamentos y la cobertura médica más importante de la Argentina.
El universo de la prestación de servicios de salud es muy complicado pues es reconocido que existen incentivos para los médicos por parte de los laboratorios para que receten marcas específicas, también se ha demostrado corrupción y negociados a la hora de comprar suministros. ¿Cómo están manejando estos temas específicos en su proceso de saneamiento de cuentas y de procesos para alcanzar ese objetivo de cambio que se han propuesto?
Para los incentivos, nosotros sacamos una Resolución imponiendo un Código de Ética, justamente para resarcir esas prácticas, y estamos en vías de desarrollar el sistema de medicamentos más modernos de América, en el que se persigue controlar la totalidad del proceso. Se han encontrado muchísimos problemas: ya tenemos más de 100 denuncias efectuadas, se hicieron 107 allanamientos en farmacias, se allanaron dos imprentas, dos sucursales del PAMI, se encontraron recetas falsas, médicos que no existían, 400 mil personas fallecidas a las que se les recetaban medicamentos y se les cobraba. El tema es combatir la corrupción en los medicamentos, que es normal en cualquier sistema de medicamentos, hasta que se logra encontrar un sistema con los controles adecuados, con protocolos, etc. Se han encontrado muchísimos disparates. Nosotros descubrimos lo de las sillas de ruedas arrumbadas, y las clínicas fantasmas, en una de ellas descubrimos una factura en la que se le cobraban 54 resonancias de cerebro en un mes a un mismo paciente. Otro de un centro neurológico en el conurbano que le cobró al PAMI 32 ecografías peneanas realizadas a mujeres, cosas disparatadas que aparecen todos los días.
¿Hay mucha burocracia en el PAMI?
Sí. Pienso que hace falta más tecnología y más profesionalismo. Es decir, gente que sea profesional en el desempeño de su cargo y mucha tecnología. Una de las cosas que hicimos fue abolir el uso de fotocopias en las sucursales. Los pacientes hoy en día no tienen que usar ninguna fotocopia más en los trámites, parece mentira pero era una incomodidad para el afiliado. Estamos impulsando un programa llamado PAMI FÁCIL con el cual buscamos realizar todos los procesos, intentando llevarlos a su máximo nivel de simplificación. Debemos combinar la facilidad con el control para evitar la corrupción.
¿Cuáles son los sistemas de salud a nivel mundial que te gustaría emular?
Nosotros estamos estudiando mucho y estamos en conexión permanente con expertos de todo el mundo. Creo que el sistema nacional de salud británico es un ejemplo en muchos aspectos, en cuanto a su accesibilidad, reinvención permanente, y su modernización. Por su parte, Estados Unidos aporta un enorme conocimiento permanente; la India es revolucionaria en salud con sus prácticas de altísima excelencia y bajísimo costo; España tiene una política de medicamentos muy importante de la cual podemos aprender mucho; los catalanes han logrado un desarrollo del sistema hospitalario muy importante; los franceses han logrado un sistema muy efectivo de identificación de personas; Italia tiene una política de precios y accesibilidad muy interesante; Colombia aporta mucho en cuanto a control de precios, y Argentina también tiene mucho que enseñar al mundo con el PAMI, que es uno de los primeros sistemas de salud para gente mayor que existió.
¿El trabajo que están haciendo ustedes en el PAMI se podría replicar en el sistema de salud nacional? ¿Podrían pasarle la receta al Ministerio de Salud?
Ahí es un intercambio, todos podemos aportar. El PAMI es una herramienta extraordinaria para aplicar una política, porque representamos la totalidad de la gente mayor, más todos los excombatientes de Malvinas, más una parte de la población discapacitada. Creo que hay cuestiones que se están desarrollando en el PAMI que indudablemente van a impactar en la totalidad de la salud, por ejemplo, la receta o la historia clínica electrónica, que ya se está aplicando en el Francés, o las líneas de cuidado.
¿Cuánto tiempo necesitan para que el PAMI funcione bien?
Yo creo que en dos años esto va a ser irreconocible.
A bueno, se tienen toda la fe. Es muy alentador para el pueblo escucharte decir esto. ¿Te animás a que lo dejemos grabado como archivo testimonial?
(sonríe) Claro que sí, yo le tengo mucha fe al cambio que empezó en el país.
¿Por qué razón te gustaría que te recuerden cuando dejes el PAMI?
Porque cuando hubo que estar, yo estuve.
A mi mamá la voy a recordar por lo mismo, pero ahora necesito que me digas algo más concreto.
(se ríe) Es lindo dar pinceladas que completen. Por ejemplo, cuando asumimos, el PAMI gastaba 27 millones de pesos por año en leña, para que los afiliados que no tienen gas en sus hogares puedan cocinar y calefaccionarse. Eso ocurre en el pueblo de Susques en la puna de Atacama. Entonces, le pregunté al equipo de Jujuy cuál era la alternativa, y ellos me dijeron que era la luz del sol, así de fácil, LA LUZ DEL SOL. Entonces les dije, “acá no compramos ni un kilo más de leña”, e instalamos calefactores y cocinas solares. En la actualidad, los afiliados de Jujuy calientan el agua igual que como lo hace el Presidente de la Nación en Olivos: con energía solar.
¿Sos una persona honesta?
Sí. Pero nuevamente, no me gusta mucho hablar de eso. Uno no tiene que decir lo que es. Pero ¿sabes qué? Me gusta mucho la canción de Sandra Mianovich, “soy lo que soy”; al que le gusta bien y sino también.

Volver al blog